Menu

¿Qué ver en Benabarre? Aromas, sabores e historia del antiguo condado de Ribagorza

Vista Panorámica De Benabarre

El que fuera el antiguo condado de Ribagorza siglos atrás, sigue guardando una gran importancia y fuerza insospechadas, que se traduce en la presencia hoy en día de numerosos edificios de gran esplendor –siendo el castillo de Benabarre, hogar de los Condes de Ribagorza, su máximo exponente-.

Acabo de llegar a Benabarre, ¿y ahora qué?

En la misma plaza Mayor de la villa, tenemos el ayuntamiento y distintos comercios donde podemos encontrar una fuerte presencia del producto local – como la Carnicería Ros Bergua-. Si seguimos por la calle Mayor, llegaremos hasta la iglesia de Nª Sª de Valdeflores, con un espectacular retablo recientemente restaurado. Este punto es un lugar de referencia para poder emprender, posteriormente, la calle Castillo hasta el que fuera hogar de los Condes de Ribagorza.

Foto final tras el proceso de restauración

Resultado final tras el proceso de restauración al retablo de santa Elena de Benabarre. Fotografía: Museo Diocesano Barbastro-Monzón

El castillo, de cerca

Tal y como apunta el ayuntamiento de Benabarre, los restos del castillo de Benabarre son, en realidad, la superposición de tres recintos fortificados, dos iglesias y una cisterna. Entre sus usos constatar el de un campanario, un cementerio, huertos, albergue, torre de vigilancia y monumento.

Podemos afirmar con rotundidad que el castillo es un auténtico archivo en piedra que permite arrojar luz sobre la historia de la zona. Su propiedad pasó a ser municipal en 1922 y desde 1991 está en proceso de recuperación y adaptación como monumento.

A principios de los 90, se realizaron diversas intervenciones a través de campos de trabajo, y se reconstruyeron torres y muros con profesionales. Sin duda, merece la pena subir hasta su recinto, recorrerlo, recrearse con el paisaje e imaginar cómo debió ser en su época de máximo esplendor.

Castillo de Benabarre

Fotografía: Ayuntamiento de Benabarre.

Quesos y chocolates artesanales; las joyas gastronómicas de Benabarre

Chocolates Brescó, artesanos chocolateros desde 1875, prosigue con su larga tradición y permite a los viajeros, ávidos siempre de sabiduría, entrar y dejarse llevar por los aromas y las delicias que prepara el chocolatero de la casa. Decídete y deléitate entre la gran variedad de chocolates que venden en casa Brescó. ¿Quieres vivir una experiencia única antes de marcharte? Vuelve a un tiempo pasado donde los esfuerzos manuales, la constancia y el arte de hacer chocolate te sorprenderán. En el antiguo obrador situado en esta tienda, observarás los utensilios con los que se elaboraban en el s. XVII el chocolate a la piedra. ¡Cuánta historia detrás de cada instrumento!

En Quesos Benabarre, el queso artesano simboliza su compromiso de apostar por la transformación de la materia prima de la zona en productos de calidad, contribuyendo a mantener los pueblos vivos y con gente, potenciando una cultura gastronómica y ayudando a la conservación del territorio.

Las condiciones de elaboración están sujetas a una cantidad máxima de litros y a la garantía de no utilizar aditivos, colorantes o conservantes a la leche, cuajo y sal. Los queseros artesanos apuestan por la variedad y la diferencia de los productos, demostrando que, detrás de cada queso, existen unas personas, unos pastos, un ganado, una cultura concreta y, sobre todo, una manera de hacer las cosas con cariño.

¡Ah! Y no os vayáis sin hacer una visita a Cerveza Dos Bous, que desde 2004 llevan elaborando cerveza de forma 100% artesanal.

Chocolates Brescó

Fotografía: Chocolates Brescó

Y… ¿qué tal hacer un viaje al pasado?

Tal y como nos indican desde el ayuntamiento de Benabarre, la villa cuenta con una ruta muy interesante para conocer algunos de los oficios perdidos y rescatados del olvido. Desde la reparación del más delicado reloj, hasta el lavado de la ropa cotidiano, demuestran la habilidad de muchas personas que desde generaciones han trabajado con sus manos para transformar el cacao en chocolate, las espigas en pan, la leche en queso y, en definitiva: la materia prima en arte.

La ruta de los oficios de Benabarre completa se puede visitar concertando cita en la oficina de turismo -ya que algunas iniciativas son privadas y cuentan con horarios específicos-. Esta ruta es muy recomendable también para grupos de escolares, y cuenta con los siguientes atractivos:

  • Pozo de Hielo. Nos enseña cómo se puede conservar el hielo durante todo un verano sin necesidad de electricidad.
  • Molino de Aceite. La transformación del fruto del olivo en aceite ha evolucionado mucho desde la antigüedad.
  • Molino de Harina. La harina es clave en la alimentación desde siempre, como lo es el pan que de ella se obtiene.
  • Aljibe y Lavaderos. En las poblaciones donde no pasa el río, el ingenio es imprescindible. Utilizar las fuentes y manantiales con buen criterio se convierte en una cuestión fundamental.
  • Museo del Reloj. La colección de relojes y sus instrumentos de reparación propiedad de Marín Samper. Un antiguo taller dónde jamás se para el tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *